Herramientas del cerrajero

No decimos nada nuevo si afirmamos que un buen cerrajero necesita un amplio abanico de herramientas. Sin embargo, ya hay mucho más desconocimiento sobre cuáles son éstas, sobre todo en lo que respecta a las más específicas. Si es tu caso, no dudes en seguir leyendo, te contamos cuáles son las herramientas típicas de los cerrajeros. En efecto, son muchas las herramientas que utiliza un cerrajero, por lo que mencionaremos las más comunes, ya que el artículo no puede abarcar las decenas de ellas que puede llegar a necesitar.

Ganzúas

Las ganzúas son una herramienta muy habitual, probablemente una de las más conocidas a la hora de relacionarla con esta profesión.  Así es, todo cerrajero debe tener diferentes ganzúas de distintos tipos y tamaños, que guardará en un maletín para abrir una puerta de modo más sencillo y rápido, sin dañarla. Forma parte de la profesionalidad del cerrajero saber cuál usar en cada momento. Entre otras, hay ganzúas conocidas como de tipo Rakes, normalmente usadas para manipular los pistones de las cerraduras.

O, por ejemplo, las ganzúas Diamond, diseñadas para poder manipular los pistones de forma individual o en conjunto, una herramienta idónea para las cerraduras más complicadas.

Por su parte, las ganzúas Hooks permiten manipular los pistones de uno en uno, mientras las ganzúas tensión Wrench sirven para hacer fuerza al girar la cerradura, por lo que ayuda a tener éxito con su uso complementario.

Llaves de percusión

Las llaves de percusión son muy útiles para abrir una puerta, si bien deben usarse con un martillo, para así poder abrir una cerradura aplicando el método del bumping. Aunque siendo también éste un método que cada vez más usan los ladrones, las puertas con medidas de seguridad ad hoc no permiten su apertura con esta herramienta.

Extractor de cilindros

El extractor de cilindros es una herramienta que se utiliza para sacar los cilindros de la cerradura sin esfuerzo. Se trata de una herramienta de fácil uso que se usa para reparar el cilindro, una pieza clave para el buen funcionamiento de la cerradura.

En concreto, el extractor de cilindros se usa para extraer cilindros de diferentes tipos: ovalados, europeos y redondos, por lo que son una herramienta imprescindible para todo cerrajero.

Si la situación se complica, también sirve junto a un tronzador de cilindros o ropedor, de modo complementario para una mayor eficacia.

Taladradora

No podía faltar en esta lista la taladradroa, una herramienta muy polivalente para distintos usos, que no puede faltar tampoco en los maletines de los cerrajeros. Pueden usarla para un sinfín de tareas, incluyendo la instalación de cerraduras, así como para abrirlas o quitarlas. Eso sí, no deben descuidarse los diferentes tipos de brocas para hacer frente a cualquier situación que se presente.

Conector Spinner

Aunque no sea muy conocida, esta herramienta es otra de las más usadas en cerrajería, ya que tiene muchos usos, sobre todo la alineación del giro de los bombines, haciendo más fácil la apertura de las puertas.

Martillo

Un martillo no debe faltar en ninguna caja de herramientas de un cerrajero, y sus usos son tantos que resulta imposible enumerarlos todos. Desde poner clavos o cerraduras hasta abrir puertas utilizando otras herramientas, por ejemplo cuando se ayudan de las llaves de percusión.

Otras herramientas

En el listado podemos añadir muchas de las herramientas comunes, que suele haber en cualquier casa, como limas o destornilladores. Entre las específicas, destaquemos el levantador de puertas, el volvedor o, pongamos por caso, el cascanueces.

¿Dónde adquirir herramientas de cerrajero?

Es posible comprarlas, lógicamente, y para ello solo hemos de acercarnos a una ferretería con buena oferta o a un centro de bricolaje. Aunque lo suyo es aprender a usarlas, pues de otro modo de poco valdrá tenerlas. Un mal uso, de hecho, significa una mala instalación, y eso es sinónimo de falta de seguridad.

Por lo tanto, cuando no se saben usar las herramientas, contratar a un profesional es la opción más inteligente. No hacerlo significa, por un lado, gastar dinero en valde, tanto a la hora de comprar las herramientas como las mismas cerraduras o puertas, así como, sobre todo, arriesgar la seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *