Cómo evitar ser víctimas de falsos cerrajeros

La cuestión de los falsos cerrajeros trae cola. Hay que tener en cuenta una serie de aspectos si estás pensando en contratar a uno de estos profesionales, pues podría ocurrir que acabaras siendo estafado.

En este artículo vamos a darte unos sencillos consejos para evitar contratar a cerrajeros falsos, es decir, a unos cerrajeros piratas. Una situación, por otro lado, más habitual de la que imaginamos, pues el intrusismo es muy alto en este sector. Por lo tanto, la clave es buscar profesionales certificados.

Solicitar la acreditación

En efecto, antes de contratar, hemos de asegurarnos de conocer datos sobre la empresa, como su nombre y localización. Solo así podremos saber que se trata de una empresa que existe, y no de una empresa ficticia inventada para hacer dinero fácil. en otras palabras, para hacerte un trabajo deficiente y pasarte una factura por los cielos.

Igualmente, cuando el presunto profesional llegue a tu vivienda o negocio deberá identificarse para así saber a qué empresa pertenece, además de solicitar las acreditaciones de la empresa.

Para poner un ejemplo la acreditación UCES es la que ofrece la unión de cerrajeros de seguridad y, por lo tanto, es importante. Así pues, si la empresa de cerrajería dispone de esta acreditación, sumará puntos, aunque hay otras acreditaciones que también son importantes.

Lo fundamental es, en suma, que presenten acreditaciones, sean cuales sean, ya que así nos darán la tranquilidad que necesitamos para solicitar sus servicios con confianza. De hecho, es un modo muy sencillo de saber a quién vamos a contratar.

Realizan más de un trabajo de cerrajería

Otra de las pruebas de oro es averiguar si la empresa hace más de un trabajo de cerrajería.  La razón es sencilla: toda empresa de cerrajería debe ofrecer diferentes servicios, por lo que si el profesional solo se centra en una sola cosa es que algo falla, y no conviene contratarlo.

Así pues, un buen cerrajero debe ser capaz de hacer muchos trabajos distintos de cerrajería, y llevar su material desde el principio. Desconfiemos de quienes van yendo a casa o comprando materiales conforme los van necesitando.

Que no solo busquen el beneficio económico es otra pista importante. Es decir, las empresas reales, no así las falsas, suelen estar orientadas al cliente, por lo que se centran en el trato y quieren satisfacerlo. Sin embargo, los falsos cerrajeros por lo general están centrados en la ganancia, única y exclusivamente.

La importancia de pedir presupuesto

Antes de hacer ninguna contratación, hay que pedir al cerrajero un presupuesto, aunque sea aproximado, pues no siempre se sabe de forma exacta. Pero que lo haga, ya que al dar el precio antes de hacer el trabajo tendremos una orientación que evitará que luego la factura sea de un auténtico dineral.

Una empresa de cerrajería que se niega a darte un presupuesto no es digna de confianza, y además de poder testear qué tipo de empresa es, si es buena, mala o fala, también será posible valorar si el precio se adapta a lo esperado.

Por contra, los falsos cerrajeros no suelen dar presupuesto, con lo que de acceder podremos ser víctimas de sus artimañas. Su objetivo, sobre todo, es hacer un trabajo rápido y cobrar precios astronómicos, al margen de que se logre un buen resultado.

Un buen profesional solicita los datos

Cuando un cerrajero solicita los datos a sus clientes es buena señal. Lo hacen para asegurarse que quien ha encargado el servicio es el propietario de la vivienda o del negocio, por ejemplo, cuando estamos ante situaciones típicas, como la pérdida o robo de llaves. De otro modo, podrían hacer la tarea para los mismos ladrones, facilitándoles el robo.

Cuando se trata de un cerrajero falso, puede que soliciten esta información, pero puede que no lo hagan, con lo que de no hacerlo está haciendo algo ilegal que le puede meter en un gran lío. Además, al no contar con licencia para su trabajo sería un doble problema, y también lo sería para el cliente, siendo la víctima el auténtico propietario.

No a las pegatinas en los portales

Hemos de ser precavidos a la hora de llamar al número que aparece en las típicas pegatinas que se pegan en el portal anunciando a un cerrajero o, por ejemplo, en propagandas que echan en los buzones. No siempre es así, pero en muchas ocasiones son de cerrajeros falsos. Su objetivo es conseguir clientes de forma rápida, por lo que al acudir a estas empresas hay que asegurarse de que el cerrajero es profesional.

Como hemos apuntado anteriormente, solicitemos la consiguiente acreditación, preguntemos dónde tienen la empresa, así como que se identifique.

Por qué contratar a cerrajeros profesionales

En este artículo hemos explicado cuáles son las ventajas de confiar el servicio a una empresa que ofrezca unas mínimas garantías de profesionalidad. En definitiva, se trata de optar por un profesional que sepa responde como tal y cobre también de forma razonable, según sus tablas de tarifas vigentes, sujetándose a un presupuesto previo.

Con la ventaja extra de que se realiza la factura con IVA, por lo que podrás tener un documento que hacer valer en caso de que el trabajo no se haya realizado bien. Aunque lo cierto es que en estas empresas esto no suele ocurrir. Por contra, un cerrajero falso sí suele hacer los trabajos de un modo poco profesional, dando lugar a más problemas.

Otro consejo es tener tu cerrajero de confianza, y sus datos de contacto siempre a mano para no tener que arriesgarte de forma innecesaria. De todos modos, ya sabes qué hacer en cualquier caso, aplicando estos consejos que te hemos dado para evitar problemas derivados de falsos cerrajeros. Solo así podrás disfrutar de un servicio profesional con todas sus ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *